SOLO PARA FANATICOS

*****

No cuesta mucho saber cómo viene la mano, pues a ambos se les abrió un sumario en la APF por declaraciones que seguramente afectaron la honorabilidad de algunos y el juez instructor fue el abogado Luis Ayala, recientemente denunciado por un empleado por agresión. Suponemos que el pedido a modo de dejar sin efecto la sanción fue este acto.

*****

Ferreira acusó de una estafa como gerente deportivo de Atyrá, club al que se le descontaron puntos por la supuesta inclusión antirreglamentaria de Manuel Maciel, en un partido de la Intermedia. “Quiero ofrecer públicamente disculpas a la APF por mis desafortunadas expresiones en radio Cardinal AM, el día 06 de setiembre de 2019”, escribió anoche en el Twitter.

*****

Lo de “Chito” fue por aquello de expresar “que dejen de robar. Vinieron a robarnos asquerosamente”, en su descargó contra el arbitraje de Juan López, quien expulsó a dos futbolistas en la derrota de Luqueño contra Nacional. “Quiero expresar públicamente mi pedido de disculpas y retractación en relación a mis manifestaciones”, esgrimió Celso.

*****

En fin, tanto “Chito” Ayala como Francisco Ferreira cumplieron con la petición seguramente que recibieron y caso cerrado. Pero a las autoridades del fútbol, quién o quiénes los sanciona. Es momento de ver eso.

*****

A otro costal, pero conocido. En esta misma columna una semana atrás se dijo y bastante sobre los cuestionamientos a los árbitros y los encargados del VAR. Y cómo no volver a hacerlo pues antes que mejorar, la situación empeoró e incluso se lo dejó mal parado al referee David Ojeda quien expulsó al arquero Pablo Gavilán y este no fue suspendido.

*****

Lo del portero de River Plate, a aquel el tribunal de justicia de la Asociación Paraguaya de Fútbol dejó sin efecto la suspensión, es decir no fue inhabilitado, pero la tarjeta roja se mantiene. Un precedente que no es nuevo y a este tipo de procedimiento también recurrieron Guaraní y el defensor Jhohan Romaña, expulsado frente a San Lorenzo, pero que no prosperó ayer.

*****

Pero lo más sinuoso en este tema del mal momento del arbitraje paraguayo fue lo expuesto por el director del departamento de este organismo de la APF, Horacio Elizondo, ante los delegados de los clubes en la sesión del Consejo de la Divisional el viernes último. Y fue aquello de haber separado a un árbitro del plantel por andar en “cosas raras”.

*****

Lo sostuvo el mismo responsable de los árbitros, pero no tardaron en saltar denuncias que Elizondo buscaba abanderarse con determinación de otra administración. O sea, aquello de separar a uno por cuestiones de intento de amañar algo es de la etapa de Amelio Andino, pues es este el que estuvo al frente del departamento.

*****

Hasta qué punto de complicidad tiene en esto ya sea Andino, Elizondo o la misma APF. Pues salir a hacer pública la separación e incluso argumentar que tienen a mano grabaciones contundentes del caso y no divulgar el nombre del juez que acercó una propuesta deshonesta al compañero que lo denunció entonces ante las autoridades pertinentes.

*****

Pero más allá de la decisión o pretender de esconder el nombre del afectado, todo se sabe y más en los corrillos del fútbol. Por aquello de imponer lo “supuesto” o “inocencia” hasta que la ley se expida –se extinguió el caso–, nos reservamos divulgar a quién se lo obligó a colgar el pito y mantener activo al que lo delató, incluso arbitró en la reciente fecha.

*****

Qué diría sobre este espinoso caso el conocido exárbitro argentino Javier Castrilli, uno al que muchos quisieron y quieren imitar en su función de “Sheriff” en la cancha, muy crítico de todo lo malo en el arbitraje y que se animó hasta de calificar a que “los dirigentes tienen una conducta extorsiva”. A propósito, ¿qué pasó del “Castrilli” paraguayo?

Fuente : ABC

Leave a Reply