Coronavirus. Argentina, el único país de Sudamérica donde el fútbol sigue paralizado: el detalle país por país






















Ramón Díaz dirige, con barbijo, una de las prácticas de Libertad de Paraguay. Su equipo llegará al partido con Boca previsto para el 17 de septiembre con cerca de 10 encuentros oficiales jugados, ya que el torneo paraguayo está en plena disputa. Crédito: Twitter/Libertad







Los cinco equipos argentinos volverán a la Copa Libertadores en desventaja. El calendario les marca partidos para el 17 de septiembre, pero cuando entre lunes y martes los bolivianos de Jorge Wilstermann salgan a las canchas de su complejo deportivo a entrenarse, tanto Boca como River, Racing, Defensa y Justicia y Tigre serán los más rezagados del continente: los únicos clubes entre los 32 que compiten por la gloria sudamericana que ni siquiera se mueven en conjunto. El movimiento de Sudamérica cambió en las últimas semanas en los otros nueve países, pero aquí se mantiene en el mismo punto que cuando se anunció la cuarentena, a mediados de marzo.




















































Los cinco equipos argentinos tampoco tienen una fecha concreta de regreso, porque si bien la AFA espera para el martes una reunión con el ministro de Salud, Ginés González García, y el de Deporte, Matías Lammens, todo dependerá de un encuentro que mantendrán los dos funcionarios, a solas, un día antes. Es decir, el lunes. Así, la fecha señalada del 10 de agosto para retomar los entrenamientos grupales todavía es una incógnita. Como reflejó un alto dirigente de los cinco clubes que continúan en la Libertadores, «todo es muy incierto».










































El brasileño Diego, 10 de Flamengo, en uno de los entrenamientos del vigente campeón de la Libertadores, que acaba de contratar a un nuevo entrenador: el español Doménec Torrent. Crédito: Twitter/Flamengo

























Si bien la situación epidemiológica de la Argentina es mucho mejor que la de Brasil (donde hay más de 2,6 millones de contagios y 92 mil muertes), y mejor que la de Perú (más de 407 mil positivos y 19 mil muertos) o Chile (355 mil contagios y casi 10 mil muertos), en todos estos países los equipos que compiten a nivel internacional están entrenándose, ya sea por grupos o con los planteles completos.





En Brasil, sin ir más lejos, se disputan partidos de los torneos oficiales. Y se llegó a jugar un encuentro en el Marcaná a 300 metros de un hospital de campaña. A continuación, un repaso por la situación de cada país sudamericano.





















Uruguay ya vuelve




Luego de ser suspendido el 13 de marzo, el Apertura uruguayo retorna el próximo fin de semana, con el clásico entre Nacional y Peñarol como máximo atractivo de la cuarta fecha. Para entonces, todos los equipos habrán tenido suficientes entrenamientos grupales, generales y hasta partidos amistosos. Futbolistas, cuerpos técnicos y auxiliares pasaron dos veces por las pruebas de coronavirus y, como medida de prevención, no habrá público en los estadios mientras el país se mantenga en emergencia sanitaria por la enfermedad.

















Debido al buen manejo de la pandemia, el país vecino fue mencionado como una eventual sede para las instancias decisivas de la Libertadores, a la manera de Portugal en la Champions League. Sin embargo, la Conmebol decidió en la última reunión de su consejo mantener la fase de grupos como estaba prevista: cada equipo jugará en su estadio o, de no poder hacerlo por cuestiones sanitarias, deberá mudarse a otra provincia u otro país.
















El fútbol charrúa tiene dos representantes en la Copa Libertadores: Peñarol comparte el grupo C con Jorge Wilstermann (Bolivia), Athlético Paranaense (Brasil) y Colo Colo (Chile). Su eterno rival, Nacional, tiene su lugar en el grupo F, donde compite con Racing (Argentina), Estudiantes de Mérida (Venezuela) y Alianza Lima (Perú).












La contradicción de Brasil




Pese a ser el segundo país del mundo en cantidad de contagios y a superar los 92 mil muertos, la pelota sigue rodando en los torneos estaduales. Además, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) fijó para el próximo domingo, 9 de agosto, la fecha de inicio del Brasileirao, máxima competencia futbolística. Así, todos los equipos que representan al país en la Copa Libertadores llegarán con el rodaje que les da su competencia provincial y los primeros 45 días del torneo nacional.








El campeón de la Libertadores, Flamengo, acaba de anunciar la contratación del español Doménec Torrent, ex ayudante de Pep Guardiola, para reemplazar a Jorge Jesús, quien se fue a Benfica (Portugal) luego de ganar casi todo en Río de Janeiro. El Mengao fue noticia hace unos meses cuando disputó en el Maracaná un partido a puertas cerradas por el torneo carioca y, en simultáneo, cientos de personas eran tratadas por coronavirus en el hospital de campaña montado en la explanada del estadio.








Entre todos los equipos brasileños que disputan la Libertadores, a los ojos argentinos importan Palmeiras (es rival de Tigre en el grupo B), San Pablo (rival de River en el grupo D) y Santos (rival de Defensa y Justicia en el Grupo G).



Con contagios en los planteles, Chile sigue




A pesar del complicado mapa epidemiológico (octavo país del mundo en cantidad de contagios y 9.457 fallecidos), el fútbol chileno volvió a los entrenamientos a mediados de julio gracias a un permiso único colectivo otorgado por el gobierno a las dos categorías profesionales. Aunque todavía no está confirmado, la idea del nuevo presidente de la AFA chilena, Pablo Milad, es que la actividad oficial regrese dentro de dos semanas. Es decir, el 15 de agosto. Así, todos los clubes tendrán al menos tres semanas de entrenamientos, como requerían las autoridades sanitarias.





De todas maneras, el plan sufrió un retroceso en las últimas horas: los responsables de salud pusieron en cuarentena a todo el plantel de Curicó Unido y le prohibieron entrenarse luego de la aparición de un caso positivo. La medida rige hasta el 12 de agosto, apenas dos días antes del regreso a los partidos por los puntos. Colo Colo también tuvo un positivo en su plantel, pero las autoridades sanitarias le permitieron continuar con las prácticas.





El futbolista (cuyo nombre se mantiene en reserva) «ha sido aislado y enviado a cuarentena según protocolo de la autoridad sanitaria. Al encontrarnos en fase 2 de los entrenamientos no tenemos otro integrante del plantel contagiado ni con criterios de contacto estrecho según normativa ministerial», precisó el Cacique en un comunicado oficial. La fase 2 del protocolo implica sesiones más largas que en la etapa 1, y ya con trabajos tácticos incluidos. Colo Colo es uno de los dos representantes trasandinos en la Copa Libertadores, comparte grupo con Wilstermann (Bolivia), Paranaense (Brasil) y Peñarol (Uruguay) y regresó a los entrenamientos el pasado 18 de julio.








El otro equipo chileno en la máxima competencia continental es Universidad Católica, dirigido por el argentino Ariel Holan, y que cuenta con Luciano Aued (ex Racing y Gimnasia de La Plata) y Fernando Zampedri (ex Rosario Central) en su plantel. Los cruzados volvieron a las prácticas el 16 de julio y se encuentran ubicados en el grupo E de la competencia, junto a Inter de Porto Alegre (Brasil), Gremio (Brasil) y América de Cali (Colombia).



En Bolivia se encapsulan para entrenarse




Al igual que el fútbol argentino, el torneo boliviano tampoco tiene fecha exacta de reinicio. Lo único que se sabe es que las autoridades piensan en noviembre como fecha de retorno de la actividad oficial. Mientras tanto, los clubes tienen que homologar los protocolos de entrenamiento con las autoridades. Los más apurados para conseguirlo fueron Bolívar y Jorge Wilstermann, los dos equipos del país del altiplano que compiten en la Copa Libertadores.





Una vez que recibieron la aprobación, el siguiente paso es encapsularse en un hotel para comenzar con los ejercicios en grupos reducidos, con miras al regreso de las prácticas normales. Eso hizo el viernes Bolívar. «Recién ayer nos habilitaron y tuvimos que venirnos a un distrito en las afueras de La Paz porque la Alcaldía determinará cuarentena rígida por 15 días y no íbamos a poder utilizar el estadio», contó Agustín Suárez, jefe de prensa del equipo paceño. Unos 20 futbolistas están concentrados en el hotel, y se dividen en grupos de 4 o 5 para hacer ejercicios físicos. Bolívar integra el grupo B de la Libertadores junto a Tigre, Guaraní (Paraguay) y Palmeiras.








Algo parecido hará Wilstermann, pero en su ciudad, Cochabamba. «A más tardar el lunes comenzaremos con los entrenamientos», confirmó a LA NACION Gróver Vargas, presidente del club aviador. El equipo boliviano, que comparte el grupo C con Paranaense, Peñarol y Colo Colo tuvo cuatro casos positivos de coronavirus, entre los que se encontraba el argentino Esteban Orfano (ex Nueva Chicago, formado en Boca). Según declaraciones del presidente de Wilstermann a la prensa local, los cuatro futbolistas se curaron de la enfermedad.



Paraguay, el adelantado




Paraguay es el único país sudamericano con torneo nacional en plena disputa. Los equipos pasaron por testeos generales de coronavirus, entrenamientos grupales, generales y amistosos antes de retornar a los encuentros oficiales. Hubo un paso de comedia luego de la aparición de 53 casos de la enfermedad entre futbolistas y árbitros, pero días más tarde se comprobó que la mayoría eran falsos positivos.















Los jugadores de Libertad, el equipo que dirige Ramón Díaz, realizan ejercicios con pelota. El paraguayo es el único de los torneos sudamericanos de primera división que se está jugando. Crédito: Twitter/Libertad







Así, Libertad, dirigido por Ramón Díaz, llegará a su partido con Boca (previsto para el 17 de septiembre en el estadio Nicolás Leoz del equipo paraguayo) con mucho más rodaje: tendrá sobre su espalda cerca de diez partidos oficiales. Tiempo suficiente como para ajustar detalles. Algo similar ocurre con Guaraní, otro equipo paraguayo, que es rival de Tigre en el grupo B de la Libertadores (se enfrentan el 17 de septiembre en Paraguay). Y también Olimpia, tercer representante del país en el máximo torneo continental que debe medirse con Defensa y Justicia en el marco del grupo G.



Venezuela avanza




Mientras el torneo nacional arrancaría a fines de agosto y tendrá a todos los equipos divididos de acuerdo a su ubicación geográfica (habrá tres zonas), Caracas y Estudiantes de Mérida, los dos equipos venezolanos en la Copa Libertadores, llevan tres semanas de entrenamientos. Ambos regresaron con apenas un día de diferencia y tanto futbolistas como integrantes del cuerpo técnico son testeados en forma periódica.








Estudiantes de Mérida es rival de Racing en el grupo F, mientras que Caracas FC comparte la zona con Boca (de hecho, el equipo xeneize ya viajó a la capital venezolana y empató 1-1).



Ecuador, con simulación de partidos




Los 16 equipos de primera ya llevan 50 días de entrenamientos: tuvieron la autorización el 10 de junio y lo hicieron primero en grupos reducidos y después con el plantel unido. Incluso hubo un partido de simulación para ajustar protocolos y preparar el regreso de la Serie A, como se denomina la primera división ecuatoriana. El torneo retornará el próximo 15 de agosto, ya con la actividad oficial.








En este sentido, y en plena etapa de amistosos para llegar de la mejor manera al torneo, Liga de Quito (rival de River en la Copa Libertadores) informó que tras la última batería de testeos se encontraron ocho casos positivos:dos integrantes del plantel profesional, dos miembros del equipo médico, uno del cuerpo técnico y tres auxiliares. Tal como establecen los protocolos vigentes, los ocho fueron aislados para evitar nuevos contagios. El amistoso contra Aucas, que debía jugarse este sábado, ha sido suspendido.



Colombia marcha hacia su nueva normalidad




Los equipos colombianos se entrenan en grupos reducidos y está previsto que recién vuelvan a realizar prácticas normales entre el 13 y el 15 de agosto. Los tres conjuntos que compiten en la Libertadores regresaron en fechas diferentes. Junior de Barranquilla (grupo A) lo hizo el 14 de julio; América de Cali (grupo E), un día después, el 15 de julio. Independiente Medellín (rival de Boca en el grupo H), por su parte, retornó el 16 de julio.


[R][R]¡TODO OK! Hoy recibimos la visita de la Secretaría de Salud y los encargados de revisar que el protocolo de bioseguridad implementado en la Sede Deportiva sea el adecuado. Nuestro sitio de entrenamiento cumple los requisitos estipulados por el Ministerio de Salud.

pic.twitter.com/27euWjqTuU

&- Club Junior FC (@JuniorClubSA)

July 31, 2020






De todas maneras, la fecha de regreso del torneo profesional todavía es incierta. La última asamblea virtual de la Dimayor (división mayor) colombiana supeditó el calendario a las directivas que tome el gobierno nacional en relación a la pandemia del coronavirus: «Las fechas de reinicio de las competencias organizadas por la Dimayor serán anunciadas en el momento que el Gobierno Nacional autorice la Fase 4 y 5 del Protocolo de Bioseguridad, en donde permite el entrenamiento específico y la puesta en marcha de los torneos», comunicó la liga colombiana.















El plantel de América de Cali entrenándose en grupos reducidos de cara a la reanudación de la Copa Libertadores y del torneo colombiano, que aún no tiene fecha definida. Crédito: Twitter/ACali












ADEMÁS














Fuente: Google news

Leave a Reply